El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó este miércoles en la Asamblea General de Naciones Unidas, que su país está siendo víctima de una agresión permanente en varios frentes.

“Hoy Venezuela es víctima de una agresión permanente en lo económico, en lo político, en lo diplomático, en lo mediático por parte de quienes gobiernan los Estados Unidos de Norteamérica. Enarbolan la doctrina Monroe para justificar desde el punto de vista ideológico, político y diplomático, la agresión contra nuestra amada Patria”, denunció.

El mandatario venezolano explicó que la agresión diplomática y económica contra Venezuela se da en primer lugar “porque Venezuela ha levantado un proyecto autónomo de revolución democrática, de reivindicación social, de construcción de un propio y nuevo modelo de sociedad, bastada en las raíces historias de nuestra nación, basada en la identidad de nuestro país, basada en la cultura propia de nuestra región latinoamericana, quieren desde hace 20 años detener el curso de la historia de un proyecto revolucionario que nació de la propia raíz de lucha de nuestro pueblo y de nuestra región”.

Asimismo, dijo que otra de las razones que mueven las agresiones imperiales contra Venezuela es quedarse con sus recursos y reservas naturales.

“Venezuela es la nación del mundo que posee la reserva de petróleo más grande, certificada a nivel internacional; Venezuela fundadora de la OPEP, Venezuela país con cien años de producción petrolera, descubrió y certificó internacionalmente la reserva petrolera más grande del mundo. Y Venezuela además posee importantes riquezas naturales y mineras”, aseguró.

Agregó que la nación suramericana está certificando con estándares internacionales lo que pudiera ser la primera reserva de oro y la cuarta reserva de gas del mundo.

Son esas razones y otras, las “que ha llevado a las oligarquías del continente y a quienes dominan desde Washington, a plantearse la dominación del poder político en Venezuela”, apuntó maduro.

Sobre las declaraciones del presidente Trump, insistió en que Venezuela es un país acosado y agredido, sometido desde hace dos años a una persecución mediante el bloqueo económico impuesto por EE.UU.

“Venezuela no puede negociar ninguna transacción internacional a través del dólar (…) es sometida a un conjunto de sanciones económicas, ilegales y unilaterales”, precisó.

Maduro habló sobre el nuevo plan económico implementado para contrarrestar el bloqueo y las sanciones impuestas por EE.UU., medida que se suma al impulso de otros sectores productivos del país suramericano.

Por otro lado, denunció ante la ONU que el atentado terrorista frustrado contra el alto mando del Gobierno venezolano fue planificado en EE.UU. y solicitó apoyo a las Naciones Unidas para investigar el hecho.

“(Trump) amenazó a los Gobiernos del mundo con someterse a sus designios y a sus órdenes o ellos actuarían en consecuencia”, rememoró.

Disposición al diálogo

El jefe de Gobierno hizo énfasis en su disposición de hablar de cualquier tema con el presidente estadounidense pues “Venezuela promueve y practica el diálogo político y la solución de conflictos internacionales a través del entendimiento, no de la fuerza”.

“Yo, Nicolás Maduro, estaría dispuesto a sentarme a dialogar con el presidente de EE.UU. si fuera necesario”, aseguró el mandatario en un contexto de agresión del Gobierno de Donald Trump contra Venezuela.

Solidaridad internacional

Expresó el respaldo a la lucha de Palestina por sus territorios; hizo un llamado al cese del bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba “que ahora pretenden aplicar también contra Venezuela”.

El presidente refirió la decisión de Trump de recortar “ayudas directas de EE.UU. o el bloqueo de ayudas internacionales para los pueblos del mundo que lo necesitan”, una manera de coaccionarlos a través de esas acciones.

PUEDE CONSULTAR EL DISCURSO COMPLETO EN EL SIGUIENTE ENLACE